lunes, 27 de diciembre de 2010

Estamos medicalizando la vida en exceso

Stephen L. Hauser, principal autoridad mundial en esclerosis múltiple.

Stephen Hauser está considerado la máxima autoridad mundial en la investigación sobre la esclerosis múltiple y neuroinmunología. Ha sido por ello figura estelar del X congreso internacional de neuroinmunología, promovido por el hospital Clínic en colaboración con la Universidad de California, celebrado en Sitges. Hauser asegura que Barcelona atrae este congreso porque ¿el equipo liderado en el Clínic por el doctor Pablo Villanueva es un referente internacional, y si la medicina avanza en este ámbito se debe a la colaboración entre equipos de investigadores de todo el mundo¿. Hauser es un médico optimista: sugiere menos fármacos y más alegría para combatir las enfermedades.

Este es un fragmento de la entrevista que se publicó en la contra de La Vanguardia el dia 27 de diciembre de 2010 (gracias JoanK):

¿Qué aconseja a quien haya sido recién diagnosticado?


Hacer ejercicio, comer saludablemente y tener una actitud animosa, alegre, optimista.

¿Y eso cómo se mide?

Yo tengo mi propio termómetro: si lo que me cuentan mis pacientes me deprime, es que estoy depresivo; si llego a un sitio y todos se acercan a saludarme, es que estoy optimista, y estoy transmitiéndolo, lo notan.

¿Y tan importante es estar optimista?

Sí, eso es algo ya demostrado: ese estado de ánimo genera endorfinas que tonifican el sistema inmune, rebajan tu percepción de dolor... y así mejora tu calidad de vida.

¿Qué me receta para estar optimista?

Haga lo que le encaje y le alegre: hacer ejercicio, ir a misa, no ver telediarios... No obsesionarse con preocupaciones, vamos.

Autorregulándonos el ánimo, ¿podríamos un día prescindir de fármacos?

¡Sí!

¿Sí?

“Lo que diferencia al hombre de otros animales es el deseo de ingerir fármacos”, decía Mark Twain... Y estamos excediéndonos: estamos medicalizando la vida. Los niños no han sido diseñados por la vida para estar horas y horas sentados en un aula, y en el momento en que alguno lo lleva un poco mal, ¡le diagnosticamos hiperactividad y le medicamos...! Y nos dedicamos a diseñar medicamentos innecesarios.

¿Qué propone?

Que prioricemos qué cosas son importantes y cuáles menos, y que busquemos fármacos para las importantes. Y que nos adiestremos en explotar a fondo los mecanismos de la conducta y de nuestro sistema inmune.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/

domingo, 26 de diciembre de 2010

¿POR QUÉ YO NO PUEDO? FUNDAMENTOS BIOLÓGICOS DE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

María Jesús López Juez es doctora en neurociencia y lleva más de veinte años trabajando con niños con lesión cerebral y problemas de desorganización neurológica.


En este sencillo, y a la vez profundo, libro, plantea las dificultades de aprendizaje desde la perspectiva del “neuroaprendizaje”. Un concepto novedoso que nos aporta nuevas claves para comprender y tratar estas dificultades en los niños.

Dificultades tales como retrasos en la lectura, la escritura, baja comprensión del lenguaje oral, lentitud al captar información, déficit de atención o inatención, mala postura corporal, desorden, inmadurez general... Todas ellas “tienen un denominador común: su origen está en el cerebro del niño. Es el cerebro el que lee, escribe, habla y comprende. Por lo tanto, cómo se haya desarrollado el cerebro del niño va a tener una influencia decisiva en cómo procesa la información de tipo escolar.”

La gran conclusión final, y que refleja una realidad necesaria de difundir, es el hecho de que la organización y madurez que alcanza el Sistema Nervioso Central del niño juega un papel determinante en su capacidad para aprender y en cómo aprende.

“Entre las herramientas neurológicas de las que dispone nuestro cerebro, son especialmente importantes para el aprendizaje las relacionadas con el procesamiento de la información visual -captada a través de los ojos-, las de procesamiento auditivo -captada a través de los oídos-, y las que se engloban en la respuesta psicomotora. Estas herramientas visuales, auditivas y motoras, son las básicas y las primeras que se van a desarrollar, pero además van a interaccionar entre ellas generándose otras nuevas herramientas neurológicas.”

María Jesús nos habla de la ruta motora, la visual y la auditiva, de cómo se desarrollan y cómo llevan al niño a disponer de los requisitos necesarios para que su aprendizaje sea el adecuado.
También nos brinda información sobre las posibilidades de las que disponemos para trabajar con el niño buscando que alcance este nivel de madurez necesario.

“Les planteamos un trabajo de fondo que no trate el síntoma externo observable, sino que penetre la raíz del proceso. Un trabajo que no vincule al niño con una patología, sino que indague y opere en su proceso de desarrollo.”

El libro concluye con un mensaje de esperanza: hay otras formas de abordar las dificultades de aprendizaje. El trabajo desde la organización neurológica logra dotar al niño de los circuitos neuronales que necesita para tener éxito en el aprendizaje. Y estos circuitos son estables en el tiempo, lo cual significa que las mejoras son definitivas.

Para adquirir el libro, dirígete al Centro de Organización Neurológica NEOCORTEX

Cra. De Boadilla s/n

28220 Majadahonda, Madrid

Tel.: 902 157 596

http://www.neocortex.es/

viernes, 24 de diciembre de 2010

FELICES FIESTAS


La familia Badia os desea a todos vosotros que nos seguís, que comentais, que compartis vuestras histórias, que nos ayudais, que nos apoyais...a todos vosotros unas muy muy felices fiestas y un feliz año 2011 plagado de exitos.
Gracias por estar ahí.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Hiperactivos. Estrategias y técnicas para ayudarlos en la escuela y en casa

La editorial de este libro me ha enviado información sobre este libro, y aunque no lo he leído, parece que puede ser interesante así que he decidido compartirlo por si puede ser útil. También estaría muy agradecido, si alguien lo ha leído ya, me direra su opinión, bien a través de un comentario o de un correo.

El libro recoge el conocimiento de los expertos más prestigiosos del mundo en materia de hiperactividad. Transcribe lo que expusieron durante sus intervenciones en el II Congreso Nacional sobre TDAH celebrado en Madrid los días 25, 26 y 27 de enero de 2008. En este encuentro, se dieron cita tanto personas afectadas, que narraron su experiencia con la enfermedad, como profesionales, que abordaron los últimos tratamientos, modelos de educación en el aula y estrategias de motivación para ayudar a los niños hiperactivos.


La obra es un referente útil y único en el mercado editorial para todas aquellas personas que se encuentran en circunstancias similares a las expuestas en el Congreso y sobre todo para los profesionales del ámbito educativo, pues es una guía práctica para saber cómo se debe tratar a los alumnos afectados por este trastorno. También es lectura obligada para estudiosos e investigadores de la hiperactividad que quieran conocer las opiniones y experiencias de los expertos más destacados.
 
La editorial LoQueNoEXiste y la Asociación de Padres de Niños con Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención (ANSHDA) han desarrollado este proyecto con la intención de ayudar a los padres y educadores que conviven a diario con estos niños. Ambas partes han dedicado recursos propios y mucho tiempo para conseguir, finalmente, editar este libro.
Todas las personas que han participado en este libro han cedido sus derechos a favor de ANSHDA, para que los beneficios se empleen en desarrollar acciones que ayuden a los afectados.
FICHA TECNICA

Título: Hiperactivos. Estrategias y técnicas para ayudarlos en casa y en la escuela.

Nº páginas: 252
Precio: 16 euros
Editorial: LoQueNoExiste
ISBN: 978-84-935779-1-9
Año: 2008

sábado, 18 de diciembre de 2010

Alerta sobre los psicoestimulantes infanto-juveniles

JUAN JOSÉ MELGAREJO RUIZ, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN CIUDADANA DE DERECHOS HUMANOS


Cada vez es más fácil medicar la vida de los niños. A través de los denominados diagnósticos precoces escolares, se quiere o se pretende exportar a España y a Catalunya lo que ya es un hecho en EE.UU.: millones de niños medicados para tratar una supuesta y no demostrada enfermedad llamada TDAH (trastorno déficit de atención e hiperactividad).

El metilfenidato, compuesto químico de esta droga sintética, según la Agencia Estatal Del Medicamento puede causar o exacerbar algunos trastornos psiquiátricos (como depresión, comportamiento suicida, hostilidad, psicosis y manía), además de incrementar la presión sanguínea y los trastornos del ritmo cardiaco. Farmacovigilancia recibió 25 avisos de casos de muerte súbita entre los años 1999 y 2003.

¿Cómo es posible que se esté proporcionando una medicación con un derivado de la anfetamina como base en niños a tan temprana edad? La hiperactividad es un síntoma de la niñez, no una enfermedad. Efectivamente, los psicoestimulantes centran la atención -cualquier droga potente y adictiva lo hace-, pero lo más preocupante son los efectos secundarios que dejan en un organismo en pleno desarrollo estructural. La agencia de farmacos y alimentos recibió entre los años 1990 y 2000 unas 4.400 denuncias en relación a esos efectos secundarios, con lo que el 28 de junio de 2005, exigió que los consumidores fueran claramente informados de los “eventos psiquiátricos” causados por este fármaco.

Psiquiatrización excesiva de los problemas de conducta

La psiquiatrización de los problemas de conducta está aumentando de una manera exponencial, no existiendo actitud, emoción o conducta que no esté catalogada según el manual de diagnóstico y estadística (DSM IV) como enfermedad mental, y los niños están ahora en el punto de mira psiquiátrico. Según el Doctor Fred Baughman, en el caso del TDAH el componente de metilfenidato en cada pequeña porción es tan adictiva como la cocaína. De hecho, en EE.UU. le llaman “la cocaína pediátrica”.

Según este Doctor, el TDAH tuvo su origen en 1980 a través de un consenso acordado por la Asociacion Americana de Psiquiatria, el cual dice literalmente que esta enfermedad “fue inventada”. Se ha ido tratando como “enfermedad” hasta convertirse en una realidad mundial donde 20 millones de niños están bajo prescripción farmacológica. No existe etiología (causa) para el TDAH. Según los expertos, sólo es un grupo de síntomas de desatención, impulsividad o movimiento excesivo, y a esos patrones de conducta se les ha llamado “enfermedad”. ¿Quién no ha sido desatento, impulsivo o excesivamente activo en su infancia?

Existen niños que lo pasan mal, por supuesto, pero debemos indagar en las causas subyacentes físicas y emocionales que crean esta conducta que parece molestar a muchos. Tengamos paciencia y comprensión con nuestros pequeños: ellos tienen mucho que decirnos, ellos son el futuro, no estigmaticemos su vida para considerarlos enfermos mentales. Existen médicos que hacen exámenes físicos exhaustivos cuando hay problemas de conducta, descubriendo con certeza qué hay detrás, y de hecho existen causas que se malinterpretan como trastornos de conducta y se pueden diagnosticar erróneamente medicando al niño de por vida.

Con esta campaña de concienciación esperamos que los padres busquen alternativas que, de hecho, existen.

http://www.ccdh.es/

Fuente: http://s3.comunicacionempresarial.net/?p=631

Tambien os recomiendo que visiteis el blog del Dr. Garcia Tornel y conozcais su opinion al respecto.
Os dejo el enlace:

http://drgarcia-tornel.blogspot.com/2010/12/alerta-sobre-los-pscoestimulantes.html

De su entrada destaco el siguiente comentario:

"De cualquier forma, no niego la existencia de esta entidad aunque cada vez me vuelvo más prudente ante ella. Recetar un medicamento "ya popular" es muy sencillo, los padres se quedan tranquilos con el diagnóstico y el cerebro del niño tiene una sensación agradable cuando lo toma además de mejorar su concentración"

Jordi Badia

lunes, 13 de diciembre de 2010

AMIGOS


Hoy me apetece hablar de la amistad. Y me apetece porque hace unos días unos buenos amigos tuvieron un gesto con nuestro peque de esos que te dejan sin palabras, literalmente. Ahora, ya en frio, quiero expresarles mi agradecimiento y no se me ocurre otra forma que hacerlo aquí, bien alto.

Significa mucho para nosotros por dos motivos: han ayudado a nuestro peque y nos han emocionado a nosotros. Realmente debemos ser personas muy, muy afortunadas para tener amigos tan grandes que hacen honor a Demetrio cuando decía: “Amigos son aquellos que en las prosperidades acuden al ser llamados y en las adversidades acuden sin serlo”.

No sé que habremos hecho nosotros para merecer tan grandes amigos pero sé lo dichosos que nos sentimos de tenerlos. Algún día, estoy seguro, otra persona escribirá algo parecido (probablemente mejor) de su hijo Gerard, porque de unos padres así solo se puede esperar un hijo que haga sentirse afortunados a todos sus amigos.

Alexander, Silvia y yo os damos a vosotros Susana, Raul y Gerard el más grande abrazo que se pueda escribir.


Jordi Badia

martes, 7 de diciembre de 2010

Método interactivo de lectura fundamentado en la filosofía de Glenn Doman

En la página del Centro de Profesores de Mérida he encontrado este material de gran valor. Yo lo estoy examinando ahora mismo e informandome bien para empezar a aplicarlo con mi peque a partir de la semana que viene. Esta organizado en tres años a razón de 30 semanas por año. En los enlaces que encontrareis esta todo, absolutamente todo el material para aplicar este método así como la guía y el manual. También hay unas fichas de seguimiento que se deben imprimir. Por lo que he leído hasta ahora hay que ser riguroso con el método para que el resultado sea óptimo. La verdad es que promete. Os dejo unos apuntes extraidos de la página de profesores de Mérida.



Los métodos de lectura basados en la filosofía de Glenn Doman llevan casi cincuenta años aplicándose en numerosos países y en distintos idiomas con unos resultados excelentes, incluso con niños con deficiencias graves en lo que se han obtenido sorprendentes resultados.

Si utiliza el método Doman desde los primeros años tendrá el éxito en la lectura garantizado.
La aplicación informática que hemos creado en el Centro de Profesores de Mérida facilita extraordinariamente la labor de la maestra o maestro pues sólo ha de aplicarla. No tiene que preocuparse de elaborar ningún material. Se lo damos todo hecho, aunque le decimos claramente: que si pretendes utilizar este programa sin conocer su filosofía, fundamentación y cómo aplicarlo, obtendrá resultados mediocres (aunque siempre obtendrá mejores resultado que si no lo utiliza). Para obtener los mejores resultados, tenga en cuenta que difícilmente encontrarás otro programa en el que hayan de aplicarse las instrucciones tan al pie de la letra como en éste; es más, si no lo haces como te indicamos, sencillamente no verá los resultados.
Te decimos además, que si no obtienes resultados con tus alumnos o tus hijos, párate, lee de nuevo la bibliografía que te recomendamos, revisa como lo estás haciendo, detecta qué hiciste mal y continúa nuevamente.
Antes de aplicarlo debes conocer también sus instrucciones de uso. Esto te llevará un tiempo. Cuanto más tiempo utilices empapándote de la filosofía de Doman y la forma de utilizar el programa, mejores resultados obtendrás. Más tarde las buenas prácticas te harán maestra/o.

Descargatelo AQUI

domingo, 5 de diciembre de 2010

FÁRMACOS SIN LÍMITE

La medicalización como reacción automática al síntoma social es el eje de una serie de estudios que analizan las consecuencias de la respuesta química a problemas varios.

Por EUGENIA ZICAVO
Fuente: http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/
Publicado en Revista de Cultura




La medicalización de la sociedad es un fenómeno creciente: cada vez más, problemas no médicos pasan a ser definidos y tratados como tales, siendo instrumento de intereses de mercado vinculados a la expansión de la industria farmacéutica y biotecnológica. La construcción de nuevas enfermedades, el aumento en la prescripción de medicamentos, el encasillado diagnóstico de sentimientos como la tristeza o comportamientos como la timidez (que hasta hace poco se consideraban estados no deseables pero no por ello patológicos) han derivado en una suerte de farmacologización de la vida cotidiana. Un ajuste químico ­con o sin receta­ que aspira a compensar las exigencias de una sociedad que ha refinado los márgenes de su "norma", volviéndola cada vez más excluyente. Los criterios de salud y enfermedad han ido variando según la época y las culturas: las enfermedades también son un producto histórico, una construcción social no exenta de luchas por la imposición de sentidos, en la cual los laboratorios y sus intereses económicos han pasado a ser actores decisivos.
En su libro Medicalización y sociedad , Adrián Cannellotto y Edwin Luchtenberg compilaron una serie de artículos de diferentes autoras, que analizan el proceso de medicalización en la Argentina. Entre ellos, Graciela Natella examina el aumento de la prescripción y consumo de psicofármacos en el campo de la salud mental y la expansión del registro de nuevas enfermedades, en la cual el difundido Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) de la Asociación Americana de Psiquiatría resultó un instrumento fundamental: en su primera versión consignaba 106 trastornos, llegando a 357 en su última edición.
Por su parte, María Epele explora las consecuencias de la articulación entre medicalización y criminalización del consumo de drogas en poblaciones marginadas y cómo el dispositivo judicial-policial-sanitario confluye con las lógicas de opresión político-económicas que afectan el acceso al derecho a la salud.
Epele es también autora de Sujetar por la herida , una etnografía sobre drogas, pobreza y salud, publicado este año, en el que aborda los complejos vínculos entre los usuarios de drogas y los sistemas de salud y las tensiones entre "enfermedad" y "delito".
La administración de psicofármacos a niños con problemas de conducta o aprendizaje es analizada por Beatriz Janin, que toma como eje el diagnóstico más extendido actualmente entre los niños en edad escolar: el trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad, que permite ubicar diversas conductas infantiles bajo un mismo rótulo, con su correspondiente tratamiento farmacológico.
No es una novedad que las instituciones disciplinarias como la escuela necesitan cuerpos dóciles. Pero si antes debían esforzarse para administrar dispositivos que resultaran efectivos, hoy la sumisión a la norma se logra con una pastilla. Los niños la toman para "portarse bien", para no molestar. Los padres los mandan al colegio medicados, en vez de buscar respuestas alternativas (en EE.UU. están medicados aproximadamente el 10% de los niños menores de 10 años).
A propósito del escenario descripto por Janin, es preciso recordar que las representaciones de la infancia dependen de cada momento histórico, así como la tolerancia o condena social hacia ciertos comportamientos infantiles. Por ejemplo, cuando Erasmo de Rótterdam escribió su manual para el comportamiento de los niños en 1530, el modelo valorado era el de la infancia piadosa, disciplinada y obediente.

La imagen del niño era negativa.

La teología cristiana elaboró una imagen dramática de la infancia: el niño como símbolo de la fuerza del mal. Durante siglos, filósofos y teólogos expresaron un verdadero miedo hacia los niños; si había interés en su educación, era porque se los creía malos por naturaleza.
A la luz de la historia, caben plantearse algunos interrogantes: ¿Cuáles son hoy las condiciones culturales en las que se determina una patología según la cual los niños inquietos, distraídos o que no muestran interés en la escuela son diagnosticados como deficitarios o trastornados? ¿No será que la educación que reciben no les resulta tan estimulante? ¿Se habrá instalado un nuevo temor hacia la infancia? La oferta actual de medicamentos está en sintonía con una de las demandas de la sociedad contemporánea: las soluciones inmediatas. Rápidamente, los fármacos hacen desaparecer los síntomas incómodos permitiendo mantener los patrones de rendimiento esperados (tanto para los adultos como para los más chicos). A cada nueva "enfermedad" le corresponde un novedoso remedio especializado; a cada nuevo síntoma, un profesional presto a recetar. La promesa está instalada: la quietud, la atención e incluso la felicidad esperan en el mostrador de la farmacia. Tienen la forma de una pastilla, sólo hace falta comprarla.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA LATERALIDAD,Un trastorno mal conocido, muchas veces mal tratado, causante de problemas importantes y que tienen solución.


Existe una gran ignorancia o información incorrecta sobre los problemas de lateralidad, tanto a nivel general de público, como en algunos profesionales dedicados a la salud y a la docencia, debido, en gran parte, a la inexistencia de estudios oficiales en España supliéndose con seminarios o cursillos insuficientes para abarcar esta patología.

Esta ignorancia, reviste en muchos casos una cierta gravedad por incidir este trastorno de una manera muy sustancial en el funcionamiento de las personas, al disminuir considerablemente los rendimientos tanto escolares como laborales.
Los problemas de Lateralidad presentan distintas tipologías: el "pseudo zurdo", el zurdo contrariado, la lateralización heterogénea o cruzada y la ambidextría.
Como consecuencia de este trastorno, que es de naturaleza neurofisiológica( causa), se produce una reducción del potencial intelectual de la persona; La disfuncionalidad en la circulación de los influjos nerviosos origina dificultades de concentración, comprensión, escritura (mala letra), lectura, cálculo, abstracción, matemáticas, etc.(síntomas).
El bajo rendimiento que así se obtiene afecta a la integración y a las relaciones del paciente con su entorno escolar, laboral y familiar, y a su propia autoestima. Es frecuente en el caso de los niños ser considerados holgazanes, perezosos, patosos, tontos... incrementando su cuadro clínico con estados de ansiedad, agresividad o apatía, inseguridad, estrés y depresión (síntomas).
Un hecho importante que no ha de ignorarse: las personas afectadas por este trastorno sufren; y las que pertenecen a su entorno afectivo, también sufren.
Por todo lo dicho, ES IMPORTANTE DESPERTAR LA ATENCIÓN HACIA EL CONOCIMIENTO DE LA EXISTENCIA DE ESTA PATOLOGÍA, que al ser ignorada o no contemplada adecuadamente se aplican infructuosamente tratamientos a los síntomas sin atacar directamente la causa o raíz del problema que, como hemos dicho, es de naturaleza neurofisiológica y hereditaria (los estudios de Francia dependen de la Facultad de Medicina). La falta de orientación adecuada puede incluso agravar el estado del paciente como sucede en el caso de niños o adolescentes de CI normal o alto, orientados a opciones académicas inferiores a las que corresponden a su potencial real, incluso en ocasiones, traslados a una escuela especializada afectándoles gravemente para el enfoque de su vida. Paralelamente, en el adulto, se traduce en emplazarlos en escalafones inferiores a su potencial o la pérdida de su trabajo.
EL PROBLEMA TIENE SOLUCIÓN a través de una terapia psicomotriz de lateralidad siendo falsa la creencia de que desaparece con el tiempo o la edad. Dada la naturaleza del problema, una vez resuelto, no se producen recaídas

http://www.lateralidad.com/
 
 


Recuerdos de la Infancia

Me ha parecido bonito...

Por Julio Antonio Rojas Rodríguez


Algo increíble del paso del tiempo es que nos da una perspectiva diferente de las cosas, y tiendes a ver el conjunto, la suma de las partes, el panorama completo. Sentarte y reflexionar sobre el pasado, te da la misma experiencia que mirar un álbum de fotos de un cumpleaños o evento importante.

Tienes la posibilidad de ver el todo, cada foto individual cuenta una pequeña parte de la historia, es el álbum completo el que cuenta toda la historia. Lo mismo ocurre con la memoria y el tiempo. A mi en particular, cuando viví los 80s, todo me parecía increíblemente tonto y vacío.

Con el paso del tiempo me he sentido increíblemente dichoso de haber vivido muchas “fotos” de esa década “perdida”: desde Motley Crue hasta Volver al Futuro, pasando por mil otras maravillas ochentosas. Es el conjunto de lo que fueron esos años los que le dan una profundidad que en aquel momento no tenían para mi.

Así que la vida y nuestros recuerdos se van formando de pequeñas partículas del tiempo, algunas que por si solas no tienen mucha repercusión e importancia, pero cuando las pones todas juntas a interactuar ocurre la magia.

La vida es entonces un cúmulo de experiencias temporales en los cuales la cultura predominante, de los años que te han tocado vivir, forman parte insoluble. Lo bueno de todo es que tus aficiones, gustos e ideas, te hacen buscar un camino en tu temporalidad.

Es esa ruta la que termina definiendo como persona. No puedes escapar a los años que te han tocado vivir, es cosa de buscar que quieres vivir en esos años, para que en un futuro puedas mirar atras y sonreír.

Pero volvamos más atrás, cuando era un niño, eran los años setentas, otra gran década que me gusta recordar, porque aunque no había dinero en abundancia, eso no importaba para ser feliz.

Aquí algunas reflexiones de aquellos años: A veces, al retroceder en el tiempo me pregunto ¿Cómo pude sobrevivir a mi infancia en los setentas? Pues no había nada de lo que ahora gozan los niños.

Las camas tenían escaleras y los juguetes eran multicolores con piezas que se soltaban o al menos pintados con unas tintas “dudosas“ conteniendo cualquier veneno. No había trabas de seguridad en las puertas de los carros, llaves en los armarios de medicamentos, detergentes o químicos domésticos.

La gente andaba en bicicleta para allá y para acá, sin casco, guantes, canilleras o coderas. Bebíamos agua de ollas de barro, de la llave, de una manguera, o de una fuente y no aguas minerales en botellas ¨esterilizadas¨.

Construíamos aquellos famosos carritos de ruedas y aquellos quienes tenían la suerte de vivir cerca de una bajada asfaltada, podían tentar de batir records de velocidad y hasta verificar en el medio del camino que habían gastado la suela de los zapatos, que eran usados como frenos. Y estaban descalzos.

Íbamos a jugar en la calle con una sola condición: volver a casa antes del anochecer. No había celulares. ¡Y nuestros padres no sabían dónde estábamos! ¡Era increíble!

Teníamos clases más horas que las de hoy en día, sobre todo en las escuelas oficiales. Brazos enyesados, dientes partidos, camisetas razgadas, cabeza pelada ¿Alguien se quejaba de eso? Todos tenían razón, menos nosotros.

Comíamos dulces a voluntad, pan con mantequilla, bebidas con la (peligrosa) azúcar. No se hablaba de obesidad, jugabamos siempre en la calle y éramos super activos .

Compartíamos con nuestros amigos una golosina comprada en aquella tienda de la esquina, y nunca nadie murió por eso. Nada de Playstations, Nintendo 64, X boxes, juegos de Vídeo , Internet por satélite, Video cassete y DVD, Dolby surround, Celular con cámara, Computadora, Chats en Internet, sólo amigos.

A pie o en bicicleta, íbamos a casa de nuestros amigos, aunque vivieran a varios kilómetros de nuestra casa, entrábamos sin tocar e íbamos a jugar.

¡Verdad! Allá afuera ¡En ese mundo inseguro! ¿Cómo era posible? Jugábamos fútbol en la calle, con una portería de dos piedras ... nadie quedaba frustrado y no era el ¡“Fin del mundo“!

En la escuela teníamos buenos y malos alumnos. Unos pasaban y otros eran reprobados. Nadie iba por eso a un psicólogo o un psicoterapeuta. No habia la moda de los superdotados, ni se hablaba de dislexia, problemas de concentración, hiperactividad. Quien no pasaba, simplemente repetía de año y trataba de nuevo ¡el año siguiente!

Nuestras fiestas eran animadas por tocadiscos con agujas de diamante deslizando sobre los discos de vinilo, luz negra y pastel, amenizado con refrescos.

Teníamos: Libertad, fracasos, éxitos y resonsabilidades. ¡Y aprendímos a lidiar con cada uno de ellos! La única verdadera pregunta es: ¿Cómo la gente consiguió sobrevivir? Encima de todo ¿cómo conseguimos desarrollar nuestra personalidad? ¿Eres también de esa generación?

Si le cuentas o le preguntas a los niños de ahora, todo esto que viviste, sin duda van a responder que era aburrido, pero ... ¡¡¡Cómo éramos felices!!!

domingo, 28 de noviembre de 2010

El psicoanálisis critica el exceso de fármacos para tratar la hiperactividad

Fernando Martín aboga por la escucha y el tratamiento individual de cada niño

23/11/2010 A. Gaitero
León
Fuente: http://www.diariodeleon.es/

Déficit de atención, hiperactividad e impulsividad eran tres problemas diferentes hasta hace una década. Son los síntomas de niños y niñas con dificultad para concentrarse, muy movidos y con escasa o nula capacidad de autocontrol. Ahora se etiquetan bajo unas siglas temidas en las aulas: TDAH.


Fernando Martín, psicoanalista de la Escuela Lacaniana y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, habla el viernes en León sobre la hiperactividad para poner sobre la mesa el «excesivo número de niños no hiperactivos diagnosticados de una manera forzada en medio de una pasión por ayudar a la industria farmacéutica a aumentar su cuenta de resultados».

Martín, también psicólogo y pedagogo, apoya su crítica en estudios que «apuntan que la mejora de los síntomas de los niños hiperactivos es idéntica a la mejora del resto de niños a quienes se les sometiera a idéntico tratamiento farmacológico». Además, destaca la relevancia de la figura del padre en la recuperación terapéutica y en el análisis de las causas que están detrás de los síntomas.

Al psicoanálisis de orientación lacaniana «le preocupa que se confuda trastorno con síntoma», subraya el psicoanalista invitado por el Instituto del Campo Freudiano de Castilla y León para quien es llamativo el «sobredimensionamiento social y mediático» de la hiperactividad cuando la realidad es que «el 95% de los niños no son hiperactivos». Pero la alarma ha surtido efecto y «haya aulas de primaria en las que ya hay un 70% de niños medicados».

El psiconálisis diferencia déficit de atención de hiperactividad y de impulsividad porque «son tres cosas diferentes» y lamenta que la «ficción» de su alta prevalencia esté «empobreciendo la clínica psicopatológica y privilegiando la evaluación, los cuestionarios y las píldoras frente a la búsqueda de la singularidad de cada sujeto».

La cura, recalca, no pasa por «reducir a un niño, su ser, a un síndrome, definirle ya para todo como si esa etiqueta nos diera todas las claves de su forma de ser, y lo que es peor, decir que es un niño afectado de un trastorno es sustraerle su subjetividad e impedirle desplegar sus propias invenciones para mejorar».

La labor del psicoanálisis es complementaria a la pedagogía y la docencia y permite saber «si estamos ante un niño hiperactivo que a su vez tiene otras dificultades latentes, como suele suceder», añade.

Martín abundará en León, en un acto en el que colabora la Unibverisidad de León y la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, sobre la presión que tienen los clínicos para diagnosticar, que les resta capacidad de escucha. La clave de la terapia es «escuchar al niño con paciencia, saber qué tiene en común con otros niños hiperactivos y qué es lo que le hace, a su vez, ser un niño hiperactivo diferente a todos ellos. Los psicoanalistas que tratamos a niños hiperactivos sabemos que no hay dos niños hiperactivos iguales», concluye.

PROXIMOS CURSOS POR INTERNET: TDA SIN FÁRMACOS Y EVALUACIÓN PREESCOLAR

Aquí os dejo un par de cursos on-line con la matricula abierta por si sos interesan, son impartidos por la psicóloga Gladys Veracoechea autora del libro "El TDAH sin fármacos".

EDITORIAL PSIMÁTICA

(Madrid-España)

AULA VIRTUAL

http://www.psimatica.net/

CURSOS POR INTERNET

INSCRIPCIONES ABIERTAS
Telf: +34 91 4475052

Información: aulavirtual@psimatica.net


HERRAMIENTAS NO FARMACOLÓGICAS EN EL TDA/H

Coste: 110 euros

En este curso de 8 semanas de duración se brinda a los estudiantes las herramientas básicas para trabajar con niños diagnosticados con el TDA/H, sin medicación. El tratamiento que se propone pone el énfasis en la dieta, en el análisis de las variables externas que incrementan las dificultades de atención e hiperactividad, y ofrece pautas para la reeducación conductual. No se recomienda para las personas que realizaron el curso El déficit de atención sin fármacos.

Profesora: Gladys Veracoechea Troconis, Psicóloga infantil

Información: aulavirtual@psimatica.net

Fecha de inicio: lunes 31 de Enero de 2011

LA EVALUACIÓN DEL NIÑO PREESCOLAR

Coste: 110 euros

Este curso de 10 semanas de duración ha sido diseñado con el objetivo de brindar a los docentes herramientas que les faciliten la labor evaluativa en el aula: qué observar en los niños según su edad, cuáles son las pautas evolutivas esperadas, cuáles son las principales alteraciones en el desarrollo infantil, cuáles instrumentos de registro son los más adecuados para la edad preescolar, cómo elaborar los informes dirigidos a los padres.

Este curso está dirigido especialmente a docentes de niños preescolares (Educación Infantil o Preescolar), pero también puede ser de gran utilidad a psicólogos infantiles, psicopedagogos y otra persona interesada en saber cómo evaluar a los niños en esta edad crucial (0-6 años)

Profesora: Gladys Veracoechea Troconis, Psicóloga infantil

Información: aulavirtual@psimatica.net


Fecha de inicio: lunes 31 de Enero de 2011

lunes, 22 de noviembre de 2010

Medicación y Dinero

Fuente: http://www.bolpress.com/
Carlos Miguélez Monroy *



(CCS).- Desarrollar “tetas” no entra en lo que un niño espera que le ocurra en la adolescencia. Pero les ha sucedido a más de cincuenta jóvenes varones que consumieron Risperdal para tratar su Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Una investigación de los periodistas Melanie Newman y Chris Woods muestra el testimonio de muchos de los afectados y confirma las acusaciones cada vez más frecuentes contra la gran industria farmacéutica.



Ni la Food and Drug Administration (FDA) había autorizado la utilización del Risperdal para tratar el TDAH, ni los médicos advirtieron a los padres de los posibles riesgos del medicamento. Autoridades federales investigan si se debe a que desconocían esos efectos o si Johnson & Johnson, la farmacéutica que comercializa el medicamento, pagaba honorarios a los médicos más influyentes en el tratamiento de ese trastorno. El año pasado, las grandes farmacéuticas pagaron 200.000 millones de dólares en honorarios a médicos. Esta información se publica en las webs de las mismas empresas. “Por transparencia”, dicen, cuando se trata más de un problema ético y moral.


En el colmo del absurdo, las autoridades sanitarias intentan obligar a los laboratorios que fabrican medicamentos sospechosos, como el Risperdal, a incluir en las cajas de sus productos advertencias sobre los riesgos de consumir sus productos. Toda responsabilidad recaería en el paciente y ninguna en el médico, la persona a quien se le confía la salud de las personas, o en los laboratorios.

En el caso de los oncólogos en Estados Unidos, se calcula que entre el 60 y 70% de sus ganancias provienen de sobornos de laboratorios farmacéuticos. Esto resulta incompatible con la auténtica investigación para curar la enfermedad, pues los laboratorios, como negocio que son, se centran en lo que produce mayor beneficio en el menor tiempo posible.

El doctor Joseph Biederman, de la Facultad de Medicina de Harvard, ganó casi 2 millones de dólares adicionales a su sueldo como médico y profesor, según un Comité del Senado que lo investigaba por no haber declarado esos ingresos. Una parte provenía de empresas privadas, entre las que estaba Johnson & Johnson. La farmacéutica financió un centro de investigación que él dirigía en Harvard “para investigar los trastornos psiquiátricos de los niños”. Biederman ha promovido durante años la utilización de Risperdal para tratar trastornos bipolares y otras enfermedades psíquicas.

Estos datos coinciden con la proliferación de diagnósticos de hiperactividad y problemas de atención en niños y jóvenes en Estados Unidos durante los últimos años. La Ritalina, otro fármaco para tratar la hiperactividad y el déficit de atención, acelera el ritmo cardíaco, deshidrata y puede producir fuertes dolores de cabeza que requieren más fármacos. Además, son comunes la irritabilidad, los cambios repentinos de humor, los bajones y otros trastornos emocionales y psicológicos. Este medicamento ya ha saltado de la consulta del médico a las residencias universitarias. Basta con la receta de un estudiante diagnosticado con TDHA para que empiece a circular el “remedio mágico” en épocas de exámenes.

El Risperdal no sólo ha dejado secuelas en los niños que han desarrollado los pechos más de lo habitual, sino que ha provocado diabetes y Parkinson en pacientes que reciben tratamiento para otras enfermedades psíquicas. Más de 2.000 personas han emprendido acciones legales contra Johnson & Johnson. La empresa pagó el año pasado 2.300 millones de dólares en multas por estas prácticas. Mucho dinero en términos absolutos, pero una cifra insignificante al lado de los 180.000 millones de dólares de beneficios que obtuvo la empresa farmacéutica con la venta de 12 medicamentos.

Para obtener ese margen de beneficios, algunos laboratorios también pagan grandes sueldos a “representantes” que distorsionan la información sobre ciertos medicamentos con el fin de “convencer” a los médicos de que los receten, muchas veces sin que los haya aprobado la FDA. Luego “se arrepienten”, dan el chivatazo y se llevan una importante proporción de la multa.

Alcanzar acuerdos extra-judiciales y pagar multas está al alcance de grandes laboratorios que corrompen el sistema para convertir en “legales” atentados contra la salud por beneficio económico. Esto no implica que hayan dejado de regir los derechos reconocidos en el Pacto Internacional de los derechos Económicos Sociales y Culturales. Conviene recordarles a las “naciones civilizadas” que la salud es uno de esos derechos inalienables.

* Coordinador del CCS y periodista. ccs@solidarios.org.es


Aqui dejo los dos videos de la investigación de la que se habla al principio de la noticia:



domingo, 21 de noviembre de 2010

Todos somos extraterrestres – TDAH

Fuente: http://www.educatube.es/

Video creado por un grupo de estudiantes de comunicación audiovisual de Montpellier que nos hace reflexionar sobre nuestra actitud frente a lo nuevo.

Puede considerarse también como una crítica al progresivo incremento de psicofármacos empleados en los niños cada vez desde más temprana edad. (Transtorno por déficit de atención con hiperactividad)
Desde luego invita a reflexionar.


Ex-E.T
Cargado por Esma-Movie. - Videos de arte y animación.

viernes, 19 de noviembre de 2010

El aprendizaje en la infancia y la adolescencia. Claves para evitar el fracaso escolar


El cuarto informe FAROS profundiza en diversos trastornos de aprendizaje de la infancia y la adolescencia: la dislexia, el TDAH, el trastorno del desarrollo del lenguaje, la discalcúlia y el trastorno del aprendizaje no verbal. Fuente: Observatorio FAROS Sant Joan de Déu

Cuaderno elaborado por:

Coordinadora:

Dra. Anna Sans Fitó. Coordinadora de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje (UTAE). Servicio de Neurología - Hospital Sant Joan de Déu – Barcelona.

Autores:

Enric Roca. Dr. en Pedagogía, profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación (UAB) y coordinador de Edu21.

Jordi Carmona. Director de la Escuela Garbí de Esplugues de Llobregat.

Cristina Boix. Neuropsicóloga de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje (UTAE). Servicio de Neurología - Hospital Sant Joan de Déu.

Roser Colomé. Neuropsicóloga de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje

(UTAE). Servicio de Neurología - Hospital Sant Joan de Déu.

Anna López. Neuropsicóloga de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje (UTAE). Servicio de Neurología - Hospital Sant Joan de Déu.

Ana Sanguinetti. Neuropsicóloga de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje

(UTAE) Servicio de Neurología - Hospital Sant Joan de Déu.

Marta Caro. Logopeda de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje (UTAE)

Servicio de Neurología - Hospital Sant Joan de Déu.

Descarga Informe FAROS (Pdf)

Una variante genética relaciona la dislexia y el uso preferente de una de las manos

Fuente: http://cordis.europa.eu/
Un nuevo mapa genético basado en niños con dislexia aclara la relación entre el uso preferente de una de las manos y trastornos del lenguaje y aporta datos nuevos a una cuestión sobre la que se han vertido muchas y diversas opiniones. Sus autores, científicos del Reino Unido, han descubierto una variante del gen PCSK6 relacionada con el uso preferente de una de las manos en niños con dislexia.




El estudio, sobre el que se ha publicado un artículo en la revista Human Molecular Genetics, recibió fondos del proyecto NEURODYS («Rutas neurobiológicas y genes de la dislexia»), financiado con más de 3 millones de euros por medio del área temática «Ciencias de la vida, genómica y biotecnología aplicadas a la salud» del Sexto Programa Marco (6PM) de la UE para investigar la base biológica de la dislexia.

Los zurdos son mucho menos comunes que los diestros. Los expertos afirman que esto se debe a que el hemisferio izquierdo del cerebro controla el lado derecho del cuerpo (y viceversa) y normalmente también controla las funciones motoras. El hemisferio izquierdo es asimismo el lado dominante de la función del lenguaje. Estudios anteriores han demostrado que las personas afectadas por daños cerebrales en ciertas áreas del hemisferio izquierdo sufren algún tipo de defecto del lenguaje.

«Este estudio establece por primera vez una relación entre el uso preferente de una de las manos, la asimetría cerebral y la capacidad lectora», explicó el coordinador del estudio, el profesor Tony Monaco del Centro de Genética Humana Wellcome Trust de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que también es uno de los autores del artículo. «Aunque se conoce la función biológica del PCSK6, este es el primer estudio que lo relaciona con el uso preferente de una de las manos. El hecho de que esta asociación también aparezca en personas con dislexia supone un indicio interesante para explorar si existe alguna relación entre el uso preferente de una de las manos y los trastornos relacionados con el lenguaje.»

Hasta ahora muchos investigadores han opinado que la preferencia de la mano derecha en la mayor parte de la población es fruto de la evolución del lenguaje y apuntado a una conexión entre la preferencia por una de las dos manos y alteraciones del desarrollo del lenguaje como el trastorno específico del lenguaje (TEL) y el autismo. Este nuevo estudio saca a relucir una relación concreta entre una variante del gen PCSK6 y la capacidad relativa para utilizar una mano en niños con dificultades de lectura.

Partiendo de una muestra de 192 personas no relacionadas entre sí y con dificultades de lectura, los científicos descubrieron que los que poseían la nueva variante del PCSK6 tenían mayor destreza con su mano derecha que quienes no la poseían. Los investigadores indican que la proteína resultante del gen PCSK6 interactúa con la proteína NODAL, que ayuda a estabilizar la simetría entre los hemisferios derecho e izquierdo en las primeras fases del desarrollo embrionario. Las variantes genéticas del PCSK6, indicaron los investigadores, pueden contribuir a la configuración preliminar de los dos hemisferios en el desarrollo embrionario, lo cual influye a su vez en el desarrollo de la asimetría cerebral y del uso preferente de una de las manos.

«Nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, no presentan un sesgo tan llamativo hacia el empleo preferente de la mano derecha», señaló William Brandler, investigador del Centro de Genética Humana Wellcome Trust y uno de los autores del artículo. «Por lo tanto, conocer la base genética del uso preferente de una de las manos puede ofrecernos información reveladora sobre nuestra evolución.»

Los resultados de este estudio podrían utilizarse en nuevas investigaciones sobre la biología de los trastornos relacionados con el lenguaje y sobre si el uso preferente de una de las manos y el lenguaje evolucionaron de forma paralela.

Para más información, consulte:
NEURODYS:

http://www.neurodys.com/

Centro de Genética Humana Wellcome Trust:

http://www.well.ox.ac.uk/home

Universidad de Oxford:

http://www.ox.ac.uk/

Human Molecular Genetics:

http://hmg.oxfordjournals.org/

miércoles, 17 de noviembre de 2010

¡COLORANTES ARTIFICIALES!




E102 Tartracina (colorante azoico): color amarillo limón, de síntesis artificial.

Alimentos que lo contienen: refrescos en polvo, helados, esencias de frutas, mostaza, jarabes, dulces...
Posibles efectos secundarios: reacciones alérgicas, sobretodo en personas asmáticas y con sensibilidad a la aspirina

E110 Amarillo anaranjado S (colorante azoico): color amarillo anaranjado, de síntesis artificial.

Alimentos que lo contienen: mermelada de albaricoque, galletas y productos de pastelería, sopas instantáneas, batido de chocolate, harina para rebozar...
Posibles efectos secundarios: reacciones alérgica, en especial en caso de intolerancia a la aspirina. Cancerígeno. Aditivo que con mayor frecuencia da alergia.

Esta foto es una foto real que me envió mi hermana, es de un bote de caviar. La verdad es que yo no la había visto nunca, pero parece ser que desde hace poco es obligado ponerla porque ya se ha demostrado la relación directa entre estos colorantes y la hiperactividad y la atención de los niños. Lo que no comprendo es porque se siguen utilizando, solo son colorantes y no aportan nada a la dieta, si se sabe que son perjuciciales. En lugar de retirarlos como ya se ha hecho en otros paises se pone una etiqueta y venga...si luego pasa algo el responsable eres tú yo me lavo las manos. ¿Qué les estamos haciendo a nuestros hijos? Algún día alguien mirará atrás y se llevará las manos a la cabeza diciendo:¡ ¿ Pero qué hacían a los niños esos salvajes?! Y no lo digo solo por la alimentación, hacemos cosas aún peores sin saberlo porque a veces nos falta tiempo o ganas de pararnos a pensar un poco.
Os dejo algunos datos más sobre el tema, entre ellos un enlace a un estudio de Harvard que demuestra que es cierto.

La ley impondrá etiquetas de advertencia para los aditivos


Fuente : http://www.ecogaia.com/


El Parlamento europeo ha votado a favor de incluir etiquetas de advertencia en los alimentos sobre aditivos que se ha demostrado tienen un efecto adverso en la actividad y la atención de los niños.
Dieciocho meses después de la aprobación de la ley, los colorantes E110, E104, E122, E129, E102 y E124 y el conservante E211 tendrán que estar claramente advertidos en las etiquetas alimentarias, después de que la Agencia británica de Estándares Alimentarios demostrara que incrementan la hiperactividad infantil, incluso en aquellos que no se les había diagnosticado el síndrome de Déficit de Atención-Hiperactividad. Este síndrome de la conducta se caracteriza por la aparición de tres síntomas: hiperactividad, falta de atención e impulsividad.
Llegada la fecha límite, los productos que estén a la venta sin la etiqueta correcta tendrán que ser retirados.
Los aditivos en cuestión son:

E102 o Tartracina

E104 o Amarillo de quinoleína

E110 o Amarillo Anaranjado S o amarillo ocas FCF

E122 o Azorrubina

E124 o Rojo cochinilla A o rojo Ponceau 4R

E129 o Rojo Allura AC

E211 o Benzoato Sódico

Todos ellos son artificiales, pueden producir reacciones alérgicas y varios de ellos son potencialmente cancerígenos, por citar sólo alguno de sus posibles efectos secundarios. Se encuentran en numerosos alimentos procesados como la bollería y los refrescos, consumidos gustosamente por los niños, con o sin supervisión. Las organizaciones opuestas a los aditivos se preguntan por qué esos ingredientes no se eliminan directamente de la producción alimentaria para evitar completamente su consumo.

Consejos


Si se compran golosinas o bebidas azucaradas es importante prestar atención a la lista de ingredientes, al igual que en la compra de cualquier otro producto alimenticio. Los colorantes azoicos se presentan con los siguientes números: E102 (tartracina), E110 (amarillo crepúsculo, amarillo ocaso o amarillo n° 5), E122 (azorubina, carmosina), E124 (rojo cochinilla), E129 (rojo allura AC) y E104 (amarillo de quinolina). El amarillo de quinolina (E104) no es un colorante azoico, pero es igualmente sospechoso de provocar alergias e hiperactividad en los niños

Estudio completo universidad de Harvard

http://pediatrics.aappublications.org/cgi/reprint/125/6/e1270

lunes, 15 de noviembre de 2010

La otra cara de la hiperactividad

Yo no creo que nadie lo pueda explicar mejor...

Dr Jorge Ferré - Dra. Mar Ferré

MAYO - 2008


La hiperactividad no es una esencia ni tampoco una sola entidad patológica que podamos resolver con un tratamiento universal. No es una enfermedad sino un conjunto de síntomas y signos que pueden ser debidos a muchas causas diversas.

El niño hiperactivo se ha convertido en un problema para sus padres y un obstáculo para sus maestros porque, generalmente, distorsiona la marcha de la familia y del grupo de clase en un momento de la historia en el que la dinámica de la familia y la escuela, en si mismas, ya son muy complejas. Por eso, amplios sectores no dejan de buscar y promover soluciones rápidas para este problema.
Pero hay que considerar que el niño hiperactivo es el que más sufre. Generalmente, con su inquietud, hiperactividad, conductas de oposición o sus retos descarga el miedo y la angustia o nos pide ayuda a gritos porque, en su interior, hay algo que no le permite gozar de la paz, estabilidad y seguridad que necesitaría.
Así pues, el tratamiento de la hiperactividad debe partir de un diagnóstico y un análisis minucioso, exhaustivo y profundo de las causas y los factores que han desorganizado el proyecto vital de un niño. Cada niño requiere un estudio personal:
- Un bebé que no gateó porque era muy tranquilo y se convirtió en un torbellino irrefrenable a partir del momento en que inició la deambulación.
- El niño que no ha integrado la información laberíntica, que tropieza con sus propios pies, no confía en su cuerpo, le da miedo moverse porque se siente torpe y no quiere ir al colegio.
- El que está muy nervioso porque no duerme bien desde que cambió de domicilio y está sometido a la influencia de campos electromagnéticos que alteran su equilibrio neurobiológico.
- El que se muestra muy inquieto y movido desde que empezó a leer y a escribir y no consigue aprender.
- El que tiene celos y se siente desubicado y ansioso desde que nació su hermanito.
- El niño que adoptaron a los dos años con un pasado politraumático y una historia de supervivencia.
- El que padece parasitosis intestinales subclínicas (lombrices) y no asimila bien la vitamina B.
- El niño que es diestro, se ha desarrollado como zurdo y fracasa en la escuela.
- El que ve y oye perfectamente, pero no sabe mirar ni escuchar porque algún problema funcional se lo impide, etc.

Todos estos niños pueden presentar una sintomatología más o menos común, pero cada uno de ellos padece un problema absolutamente distinto y, además, tiene su propia identidad, su forma de ser, sentir y experimentar.

El verdadero objetivo del tratamiento de un niño que presenta un cuadro de hiperactividad no debe ser hacerlo más o menos “soportable” los días lectivos, sino ayudarle a recuperar el equilibrio perdido y a restablecer su proyecto vital y, para ello, debemos averiguar las causas de su problema y aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso.
Eso es lo que hacemos diariamente en la consulta, diagnosticar la causa, elaborar el programa de tratamiento funcional más adecuado y complementar el proceso con terapia biológica que, a diferencia de los preparados de acción anfetamínica que se proponen en el ámbito de la alopatía, no tienen efectos secundarios, no producen adicción y nos permiten prescribir un tratamiento personalizado que tenga en cuenta el origen del problema, la sensibilidad y el modo reaccional de un niño y la sintomatología que presenta.
Tras muchos años de experiencia y cientos de casos historiados y tratados, decidimos escribir el libro “La otra cara de la hiperactividad” que ha editado la editorial Lebón, con el fin de ofrecer esta imagen más amplia, profunda y auténtica de un síndrome, que definimos con la palabra “hiperactividad”, que cada día utilizan más personas sin saber muy bien qué significa

domingo, 14 de noviembre de 2010

El psiquiatra Dr. Thomas Szasz desenmascara el fraude internacional de la psiquiatría contemporánea

Conocía este video hace tiempo, hoy por casualidad me lo he vuelto a encontrar y he decidido colgarlo, que cada uno saque sus conclusiones. Aviso que es duro.

LA TERAPIA CRÁNEO-SACRAL EN LOS NIÑOS

Publicado por Fernando Cabello en su blog de Osteopatía y Masaje

Fuente : http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/

Como ya sabemos, la Osteopatía es una terapia alternativa que, últimamente, está adquiriendo mucha importancia. No es una terapia nueva, ni mucho menos, pero no ha sido muy utilizada en España hasta hace unos años. En contra de lo que pueda parecer, no es una terapia para adultos exclusivamente.

La Osteopatía está especialmente indicada en la edad infantil, ya que es en esta etapa, que va desde el nacimiento hasta la pubertad, cuando se pueden originar las "lesiones" craneales con más facilidad, al ser numerosas las estructuras que se encuentran en un proceso de formación, consolidación y osificación.

Muchas veces, las actitudes "rebeldes" de un niño (y que muchos adultos no solemos tener en cuenta) no son actitudes de desafío hacia los padres, sino que pueden estar originadas por ciertos desarreglos en la capacidad de movilidad de los huesos que forman el cráneo, o en las grandes tensiones a nivel de las fascias periféricas. Desgraciadamente, son muchas las ocasiones en las que estas manifestaciones no son consideradas como una "patología". Durante el parto, y sobre todo si éste es traumático para el bebé (cesárea, utilización de fórceps o ventosas, etc.), se producen compresiones tanto de los huesos craneales como de los diferentes nervios que recorren la bóveda craneal.

Si a esto se une la administración de anestesia y medicamentos a la madre, que no dejan de ser fuente de intoxicación en mayor o menor medida para el feto, así como el estilo de vida de la futura mamá (sedentarismo, tipo de alimentos, tabaco, alcohol) nos encontramos con que los tejidos están faltos de flexibilidad y no permiten el paso libre del niño por el canal pélvico en el momento del nacimiento. Consecuencia: las lesiones mecánicas del cráneo no son raras.

A veces aparecen una serie de signos tan habituales que no se les da importancia, pero que están ahí, indicándonos que algo no funciona bien en el organismo de nuestros pequeños.

¿Qué padres no se han encontrado alguna vez con una pataleta del niño a la hora de las comidas? Tal vez este lloro no sea un rechazo caprichoso a la comida, como nosotros pudiéramos pensar, sino que el niño está "diciéndonos" que comer le supone gran esfuerzo y molestia (si no dolor), por ejemplo por una falta de apertura del conducto esofágico del diafragma, debido a que éste se encuentra contraído. O también puede darse por una lesión del nervio Vago, en su salida craneal por el agujero rasgado posterior. Las compresiones en la zona temporo-occipital pueden alterar las funciones digestivas y ser motivo de náuseas, vómitos y otras alteraciones.

Otras veces nos encontramos con actos como chuparse el dedo, siendo ya un poco más mayores. Ésta es una forma inconsciente de estimular al organismo, a través de la presión con el dedo en el paladar, para corregir alguna disfunción de los huesos craneales, que está originando tensiones en otras zonas del cuerpo, debido a la compresión de dichos huesos durante el parto... La lista puede llegar a ser muy extensa.

El trabajo osteopático no sólo está enfocado a niños que presentan una serie de trastornos claros, sino también a aquéllos que presentan síntomas sin que lleguen a considerarse como lesiones: niños que lloran mucho, niños a los que les cuesta más dormir o comer, etc. En ocasiones, sólo se trabaja de forma preventiva, con el fin de evitar que un pequeño trastorno pueda convertirse, en un futuro, en una enfermedad seria.

Nuestro trabajo como osteópatas consiste en "equilibrar" las membranas, suturas y líquidos, con el fin de evitar que la envoltura ósea craneal afecte al crecimiento de la masa cerebral subyacente, dejando que sea el propio organismo el que actúe sobre el sistema nervioso (incluidos los nervios craneales), sobre la linfa (sistema de arrastre y limpieza de desechos orgánicos), sobre el sistema vascular y sobre cada una de las estructuras del cuerpo.

La Osteopatía en los niños a veces parece "milagrosa", porque los tratamientos son casi invisibles. Si una persona mira a un osteópata trabajando, no verá nada, a excepción de algunas maniobras que nosotros llamamos "thrusts", pero que NO SE APLICAN NUNCA a los bebés y muy pocas veces a los niños un poco más grandes. Todas las maniobras son extremadamente suaves. El osteópata posa sus manos levemente sobre la cabeza, sobre la espalda o sobre la pelvis del bebé y sin más, simplemente "espera".

Cuando el terapeuta sacrocraneal pone sus manos y "espera", realmente lo que hace es llegar a leer e identificar los posibles desajustes y síntomas del cuerpo (tanto en niños como en adultos), utilizando sus manos para escuchar los movimientos sutiles, sus ritmos, sus pulsaciones y sus patrones de congestión y resistencia. Mediante manipulaciones muy ligeras y suaves, apenas perceptibles (lo que nosotros llamamos "espera"), sobre la cabeza, el cuello y la columna, se ayuda al cuerpo a reequilibrarse, a liberar bloqueos energéticos y físicos, partiendo del principio de la Autocuración (consigue regular y mejorar la organización del cuerpo desde dentro), además de potenciar las propias capacidades del cuerpo para autorregularse.
Aparentemente no pasa nada, pero se observa que el niño deja de llorar si estaba llorando, o se relaja y muy a menudo se duerme (cosa que también ocurre con los adultos...). En pocos días se verán los resultados.

Ser disléxico es una gran oportunidad

El diseñador Javier Mariscal explicó ayer en Bilbao su experiencia con esta dificultad de aprendizaje en un congreso de Educación

 MARTA FDEZ. VALLEJO
BILBAO
http://www.elcorreo.com/
 
 
El diseñador Javier Mariscal no pudo leer su primer libro, 'La isla del tesoro', hasta los 30 años por culpa de la dislexia. Pero este trastorno, que imposibilita la comprensión correcta de los textos, no fue un impedimento para lograr el éxito profesional. Es más, le ha permitido disfrutar de «una mirada diferente del mundo» y vivir de su creatividad. Ayer, ante profesionales de la educación, padres, profesores, psicólogos y expertos en esta dificultad de aprendizaje defendió que la dislexia puede ser una «gran oportunidad» para un niño y reclamó la implicación de los educadores y otros sistemas de enseñanza alternativos que no pongan barreras a los pequeños. «Picasso, Einstein, Marilyn Monroe, Charles Chaplin y Roosvelt eran disléxicos... Aznar, no», bromeó.
La fundación vasca Nuevas Claves Educativas organizó unas jornadas en la Escuela de Ingenieros de Bilbao dedicadas a las Dificultades de Aprendizaje, en las que intervino el famoso creador valenciano. El 'padre' de la mascota Coby en las Olimpiadas del año 1992 de Barcelona hizo un dibujo de la dislexia muy diferente al habitual, que la considera una discapacidad para la lectura que condena al fracaso académico a los afectados. «Los disléxicos tienen una forma de pensar más interesante, con más futuro, es gente que se ha visto obligada a esforzarse y que lo cuestiona todo, no van con el rebaño de mediocres», comentó el diseñador, que acaba de estrenar una película de animación, 'Chico y Rita', cuyo protagonista es un pianista disléxico.

Entre el 5 y el 15% de los escolares, de dos a diez alumnos en cada aula, sufre alguna dificultad de aprendizaje, dislexia -en sus dos vertientes de problemas para leer o para manejarse con los números-, déficit de atención o hiperactividad, según los datos de la fundación. Mariscal no descubrió que era disléxico hasta que se lo diagnosticaron a su hija a los 29 años en Estados Unidos y vio que él tenía los mismos 'síntomas'. «En mi época no había expertos. Pensaban que eras tonto o vago. Yo no era capaz de aprender lo que otros aprendían con facilidad. Me pasaba el día disimulando», relató ante un abarrotado salón de actos de la Escuela de Ingenieros, donde arrancó las risas del público en varias ocasiones.


Odio a lo «académico

De su etapa escolar le ha quedado un «odio» terrible a todo «lo académico». «El sistema de enseñanza se apoya en textos escritos y a mí por los ojos solo me entran las imágenes, no las letras. No podía con las matemáticas, no soy capaz ni de sumar dos más dos», se quejaba Mariscal. Recordó que cuando iba a 'parvulitos' le dieron una hoja con letras para copiar. Él veía círculos en los que dibujó caras, sonrisas, ojos... Se fue a casa encantado, pensando que iba a triunfar, que el maestro «me pondría una nota dorada, con las que premiaban los mejores trabajos». «Cuando llegué el lunes el cuaderno estaba encima de mi mesa con un suspenso. El profesor dijo que no iba a permitir que me tomara las clases a broma. Nunca tuve notas de color dorado».

Los padres que acudieron ayer a su conferencia se quejaban precisamente de eso, de los suspensos que acumulan sus hijos en la escuela y que dejan su autoestima por el suelo. De hecho, un 25% de los alumnos con fracaso escolar sufren dislexia o déficit de atención, según los datos de Nuevas Claves Educativas, que ha atendido a mil familias vascas con hijos con dificultades de aprendizaje. El propio Mariscal reconoció que recuperó la autoestima «a los sesenta años».

El creativo valenciano soportó el calvario del colegio dibujando. «No paraba de dibujar. Hoy en día sigo utilizando los dibujos para tomar apuntes». Además, la dislexia le sirvió para «poner todo en cuestión, no hacer lo mismo que los demás, como borregos» y fomentó su creatividad. «Me ha permitido trabajar en lo que me gusta, que es una de las cosas más importantes en la vida», apuntó.

- «Usted lo dibuja todo muy bonito, pero nuestros hijos fracasan en la escuela y sufren mucho», según le dijo una madre.


- ¡No den importancia a las notas, no valen nada! Son como la lotería, dependen de tantas cosas, de los criterios de un profesor... Lo importante es que los chavales tengan algo en la vida que les guste y que disfruten con ello: vale cualquier cosa, coleccionar cromos de fútbol, las ranas, pegar patadas a un balón. Yo juego con mis hijos y creo universos de fantasía con ellos.

- «¿Como debería ser entonces la escuela para estos niños?», le interrogó otro padre.

- Con mucha diversidad de alumnos. Y en donde nadie insulte a un niño ni le ridiculice porque tiene alguna dificultad para aprender o por ser diferente. Donde los profesores enseñen con cariño.

Mariscal contó a los padres que tiene dos gemelos, Linus y Alma. «Un día escuché a Alma que decía a Linus: ¿cómo se llamaba ese número que tiene dos círculos?, 'ocho' le respondió su hermano». Descubrió así que su pequeña también es disléxica, pero ahora lo vive con naturalidad. «Linus ya sabe que su hermana no es igual que él, pero que no es tonta. Y para mí es una maravilla tener un hija disléxica, es un chollo», dijo ilusionado.

domingo, 7 de noviembre de 2010

El que escribe es el Cerebro, no es la mano

Jorge Ferré Veciana
info@jorgeferre.com

julio de 2004

Todas las experiencias que hemos tenido la oportunidad de vivir con pacientes que han seguido programas de terapia para resolver problemas de lateralidad en edades avanzadas tienen un elemento común: Todos explican que la experiencia les ha resultado muy grata porque, además de ayudarles a mejorar cuestiones operativas como orientarse mejor, conducir el coche con más eficacia, mejorar sus habilidades deportivas, moverse con mejor orientación y más seguridad en una gran ciudad y organizarse mejor con la matemática y el lenguaje, les ha proporcionado paz interna y mayor estabilidad emocional, así como una marcada disminución de la tendencia al estrés.

Como testimonio, adjuntamos la carta que nos remitió un antiguo paciente que vivió toda su infancia con un cuadro de fracaso y que conocimos a los diecisiete años.

Diagnosticamos un problema de lateralidad contrariada. Es un chico diestro que siempre había escrito con la mano izquierda. (publicado en el libro EL DESARROLLO NEUROFUNCIONAL DEL NIÑO Y SUS TRASTORNOS).

Le pedí escribiera lo que significó para él el cambio de mano y, desde un lugar muy lejano me remitió este texto aclarando que lo escribía con un teclado que estaba en muy malas condiciones. Literalmente dice así:

Más importante que lo conseguido tras hacer el cambio de lateralidad considero impresionantes los avances que se producen durante el proceso. No es una cosa sencilla de explicar así que supongo que tampoco lo será de entender.
A primera vista las explicaciones del doctor tenían toda su lógica y nada hacia dudar de que un cambio era necesario. Los conceptos de caos y desorden estaban perfectamente arraigados en las catacumbas de mi conciencia desde tiempos inmemoriales. Así pues, el verdadero reto no era entender que era lo que me sucedía sino aplicar una solución que tras muchos años de confusión se presentaba como la formula matemática para poner orden a mi cerebro y por lo tanto a mi vida y a la de los que me rodeaban.
Pasaron aproximadamente unos dos años desde el día en que supe que era lo que debía hacer. El primer verano de esos dos años lo pasé dibujando con la mano que tocaba y de vez en cuando hacia los ejercicios de escritura que el doctor me había recomendado pero en mi interior no tenia mucha fe en que algún día pudiese hacer ese cambio de mano. En mi opinión tenia otras cosas mas importantes que hacer, cosas de la edad, era un adolescente y tener cuidado de mi mismo no era una prioridad, no al menos si implicaba cambiar de mano a la hora de escribir. Lo que de verdad me impulsó a cambiar fue ni mas ni menos que el tener alguna cosa a hacer. Déjenme que me explique..
El año siguiente entre en una crisis bastante fuerte y me sentí mas solo que nunca en la vida y sobretodo mas confundido de lo que nadie se haya podido imaginar. No sabia que era lo que me ocurría pero lo que si sabía era que tenía mucho miedo y que tarde o temprano tendría que hacer algo por mi vida o acabaría realmente mal. Fue en ese momento cuando peor, peor, peor estaba en mi vida cuando me vino a la cabeza toda la charla que había tenido un año o dos atrás sobre la lateralidad con un hombre que al menos había razonado mucho todo lo relacionado al cerebro, Sistema Nervioso, causas, consecuencias etc.. .Pensé que al menos no me podría hacer ningún daño y me mantendría ocupado cosa que evitaría que me acabase de volver loco del todo.
Dicho y hecho, a partir de ese día se acabo la mano izquierda. Además me habían comentado que cuando mas mal estas mas utilizas el lado que no te corresponde así que además, todo este cambio me iba a servir para chequear mi estado general tan solo con poner atención no a que estaba haciendo sino a como lo estaba haciendo. Lo que yo he aprendido con todo esto es que en situaciones extremas lo más importante no es saber porque estas así, sino como salir de esta.
Funcionar funcionó y vi con sorpresa como las frases me salían rectas, podía escribir mas rápido y gané agilidad mental, ese año suspendí casi todas las asignaturas, cosa habitual en mi, pero sorprendentemente al año siguiente tras cambiar de escuela las aprobé todas y además en junio (cosa que no pasaba desde quinto de EGB y yo tenía 17 años). No solo eso, durante ese año me monte un viaje a los Estados Unidos para estudiar allí tercero de BUP y salió bien. Realmente desde entonces no he parado.
Esta claro que no lo ha conseguido mi mano derecha sino el poder ver las cosas con claridad y es que la lateralidad te da o te quita claridad. También fue muy importante no solo el intentarlo sino el conseguirlo ya que a uno también le gusta sentirse orgulloso de lo que hace y a mi en aquellos momentos me llenó de autoestima el poder conseguirlo, si había conseguido una cosa tan rara como esta que no iba a ser capaz de conseguir?

El que escribe es el cerebro, no es la mano. La mano es el delegado del cerebro para la escritura.
Es por eso que el cambio de mano es un proceso menos complejo de lo que pueda parecer a primera vista. Ahora bien, antes de decidir si un niño es diestro contrariado o zurdo contrariado y diseñar un programa para entrenar progresivamente la mano, tenemos que asegurar muy bien su lateralidad cerebral y eso, algunas veces, no resulta fácil

miércoles, 3 de noviembre de 2010

LA ENFERMEDAD DE LA REBELDÍA

No os perdáis este extenso artículo  de Miguel Jara criticando el diagnóstico de trastornos mentales para cualquier actitud no “normal” en la infancia. Hasta he descubierto que yo debo tener un trastorno mental recogido en el DSM IV que se llama Trastorno de Incumplimiento Terapeutico (TIT, pongo las siglas que parece que es algo que gusta mucho), lo digo en serio, existe y lo veréis en el artículo. Pues bienvenido sea el “trastorno” y bienvenidos sean los médicos “rebeldes” (así es como les llaman las farmacéuticas). Por suerte nosotros nos hemos topado con los “rebeldes” y los problemas de nuestro hijo van mejorando (no se cura porque no está enfermo). ¿Habrá ya una pastilla para mi trastorno?

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=144

Jordi Badia

domingo, 31 de octubre de 2010

ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad ¿Una patología de mercado?

León Benasayag (comp.)



Juan Vasen, Marisa Punta Rodulfo, Gabriela Dueñas, Gisela Untoiglich, Graciela Elsa Ferreyra, Lucila Pazo, Víctor Feld, Inés M. I. Bignone, María Serrate, Roberto A. Diez, Mariana Carbajal



 
El encasillamiento de niños bajo el rótulo de ADDH (Déficit de Atención con Hiperactividad) constituye un fenómeno mundial caracterizado por el abuso de medicación psicotrópica en niños y adolescentes.


No hay prueba científica que documente que un niño padece de ADDH, pero sí hay una forma simple de documentar que un niño no tiene ADDH: ¿cuántas horas puede quedarse frente a la computadora, los video juegos o la TV? Si la respuesta es: las horas que le permiten; entonces, se trata de un déficit de atención a los temas que no le interesan, pero no “es un ADDH”.

Partiendo de un encuadre multidisciplinario, este libro -destinado a padres, docentes y profesionales de la salud- defiende la salud infantil a través de una visión alternativa, sacando al niño del papel de “consumidor” de medicamentos para rescatar su valor como persona, con una historia única que debe ser tenida en cuenta e interpretada y que requiere diversas formas de abordaje terapéutico a partir de un diagnóstico exhaustivo. Para ello, desmenuza cada una de las hipótesis del llamado “ADDH” y las justificaciones pseudo científicas que se han brindado al respecto.

La hiperactividad en superdotados

Ramón, un amigo del blog, me ha hecho llegar este artículo donde se compara hiperactivos con ACI con hiperactivos sin ACI. En breve publicaré tambien un mensaje que me envió explicando su periplo para alcanzar el diagnóstico de su hijo. Gracias Ramón.

Fuente:  http://www.telepolis.com/

Hay que dar al superdotado la educación y atención especiales que necesita para que la hiperactividad desaparezca.




No se debe confundir , como les sucede actualmente a muchos profesionales, la hiperactividad que puede mostrar un superdotado, que es colateral con su especial condición, con la hiperactividad de un niño hiperactivo sin superdotación, y que lo tiene como trastorno. El tratamiento de cada caso es totalmente distinta, y mientras en el primer caso hay que dar al superdotado la educación y atención especiales que necesita para que la hiperactividad desaparezca, en el segundo hay que tratarlo como trastorno del comportamiento.

Estudiemos las diferencias en ambos casos. En este artículo donde se describe como es un niño hiperactivo, iré señalando en cada punto, cómo diferenciarlo del superdotado:

NIÑOS HIPERACTIVOS (No superdotados)

Antes de resañar las principales características del niño hiperactivo hemos de decir que no tienen un comportamiento extravagante extraño o inusual durante la infancia. El superdotado puede tenerlo, de hecho suele tener comportamiento que llama la atención y es inusual.
Mantienen conductas conflictivas sólo por la frecuencia que la mantienen, la intensidad y la inoportunidad del momento en el que ocurren. El superdotado tan solo mantiene conductas conflictivas cuando no es respetado, cuando se le ataca y cuando sufre incomprensión, y no es inoportuno en ellas sino defensivo.
Estos niños tienen dificultad para controlar su conducta en presencia de otros y les resulta más fácil cuando están sólos. El superdotado puede controlar perfectamente su conducta si se lo propone, y si se lo explicamos y él lo ve razonable, la cambiará.
No todos los niños hiperactivos mantienen las mismas características que a continuación se describen pero las dificultades de atención, impulsividad e hiperactividad son rasgos comunes que presentan todos los niños. Como características destacamos:

ATENCIÓN
Lo que más caracteriza al niño hiperactivo es su falta de atención cercana a detalles. Los superdotados, por su gran capacidad de observación son capaces de describirnos con detalle lo que queramos, eso sí, siempre que le interese el tema, aunque parecen distraídos, porque dado el aburrimiento al que son sometidos en el colegio, ellos se evaden con su imaginación y su pensamiento, pero no es distracción propiamente dicha, y si les preguntamos, seguramente son capaces de contarnos de lo que se estaba hablando. El hiperactivo nunca lo hará.
En casa tienen dificultades para seguir las directrices que se le marcan, para organizarse y parece que no escuchan cuando se les habla. El superdotado, cuando no sigue nuestras directrices, no es porque tenga dificultades para hacerlo, sino porque no quiere, dado que es muy independiente, y no lo hará hasta que no le expliquemos la razón de por qué debe hacerlo y él piense que es algo razonable. Tampoco tienen dificultades para organizarse, eso sí, lo hacen cuando quieren, porque pueden ser desorganizados, pero no por padecer dificultad alguna, sino porque su condición suele ser así (pensemos en Einstein, por ejemplo, el típico genio distraido).
En el colegio cometen errores por no fijarse en los trabajos o en las diferentes actividades. Los superdotados no suelen cometer errores, pero si alguna vez lo hacen en el colegio, es porque es tal el aburrimiento que padecen, y tal su frustración, que su bajo rendimiento les lleva a ello, nada que ver con hiperactividad en este caso.
Con frecuencia saltan de una tarea a otra sin terminarla, ya que evitan situaciones que implican un nivel constante de esfuerzo mental. Los superdotados, si realizan una tarea que les motive o sea de su interés, pueden pasar horas haciéndola, no se cansan de ello y además les gusta el esfuerzo mental, porque les encantan los retos. Pero eso sí, lo que no les interesa, dejan de hacerlo cuanto antes o no lo hacen; pero esto tampoco se puede confundir con una hiperactividad, y es fácil ver la diferencia.

IMPULSIVIDAD

Con frecuencia actúa de forma inmediata sin pensar en las consecuencias. El superdotado no tiene por qué ser impulsivo, aunque su alta inteligencia le hace dar respuestas inmediatas, que suelen ser acertadas. Está inquieto con las manos o los pies y no puede sentarse quieto.
Está activo en situaciones en que es inapropiado. Esto sí se puede dar en superdotados, pero cuando no están realizando actividades adecuadas a su nivel de aprendizaje, porque es así es como su exceso de energía que procede de su alto potencial no expresado sale al exterior, pero igualmente no es confundible con los niños hiperactivos, porque al superdotado si le ponemos en una actividad motivante, esta característica de la hiperactividad, desaparece. Yo lo he experimentado en algún caso.
Habla de forma excesiva , responde antes de que la otra persona termine, tiene dificultad para esperar su turno y frecuentemente interrumpe. El superdotado suele ser respetuoso, aunque puede ocurrir que como siempre suele tener inhibida su capacidad, tienda a hablar en cuanto tiene oportunidad, pero no falta al respeto a los demás, y pregunta constantemente por su afán de conocimiento, no por interrumpir. ·

HIPERACTIVIDAD

Lo más característico de estos niños es la excesiva actividad motora. Siempre están en continuo movimiento, corren, saltan por la calle, nunca quieren ir cogidos de la mano... Esto no es frecuente en superdotados, sobre todo si están haciendo alguna actividad que les interese, y si no quiere dar la mano, vuelve a ser por su gran capacidad de independencia.
Su excesivo movimiento no persigue ningún objetivo, carece de finalidad. En los superdotados ese exceso de movimiento , cuando se da, tiene la finalidad de exteriorizar un exceso de energía que tienen inhibida por no utilizar su alto potencial, y que ha de salir por algún lado; en algunos sale con esta hiperactividad, en otros por el contrario, se transforma en depresión, pero insisto en que hay una razón.

COMPORTAMIENTO

Su comportamiento es imprevisible, inmaduro, inapropiado para su edad. En el superdotado es todo lo contrario, son muy maduros para su edad , y su comportamiento puede ser incluso como el de un adulto, con una gran capacidad de independencia (todo lo quieren hacer solos)No son malos pero sí que son traviesos. Los superdotados suelen ser muy responsables y no se caracterizan por ser traviesos.
Se muestran violentos y agresivos verbal y físicamente. Los superdotados pueden mostrarse agresivos alguna vez cuando se les ataca y su frustración ya ha alcanzado límites intolerables ( por ejemplo, se les dice descalificativos tales como cerebrito, listillo, vago, viejo, engreidos...), aunque no es frecuente, y tiene una razón lógica que explica ese comportamiento, que nada tiene que ver con el que se da en hiperactivos sin superdotación.
Con frecuencia mienten y cometen hurtos. Los superdotados a veces pueden mentir, pero para conseguir sus intereses, dado que son muy inteligentes, pero no como un hecho frecuente porque sí. ·

APRENDIZAJE

La mayoría de los niños hiperactivos presentan dificultades en el aprendizaje. Los superdotados no tienen dificultad alguna en aprender; otra cosa es su dificultad en nuestro particular sistema educativo. El 40 ó 50% de los niños hiperactivos tienen un bajo rendimiento escolar. Los superdotados pueden tener un bajo rendimiento escolar , pero en el momento que se atiende adecuadamente su superdotacion, sacan todo sobresalientes, por tanto, es fácil también diferenciar entre ambos.
Tienen dificultades perceptivas, con lo cual no diferencian bien entre letras y líneas y tienen poca capacidad para estructurar la información que recibe a través de los distintos sentidos. Esto tampoco se da en superdotados.
Las dificultades de los niños hiperactivos estriban en la adquisición y el manejo de la lectura, escritura y el cálculo. Esto no se da si el niño es superdotado. Son torpes para escribir o dibujar, tienen mala letra y cometen grandes errores de ortografía. Esto tampoco se da en superdotados. En calculo, se olvidan de las llevadas y operaciones básicas. Esto no se da en superdotados.
En lectura, omiten palabras, sílabas e incluso renglones, no comprenden lo que leen, pueden identificar las letras pero no saben pronunciarlas correctamente. Esto no se da en superdotados.
Tienen dificultad para memorizar y para generalizar la información adquirida. Esto no se da en superdotados.

DESOBEDIENCIA

Como dijimos anteriormente al niño hiperactivo le cuesta seguir las directrices que se le marcan en casa. El niño hace lo contrario de lo que se dice o pide. El superdotado es muy independiente y con carácter rebelde, pero si respetamos esa independencia, y le explicamos por qué debe comportarse de una determinada manera, lo hará.
Los padres tienen especial dificultad para educarles en adquirir patrones de conducta(hábitos de higiene, cortesía...). Esto puede darse en algún superdotado, ya que son antinorma, pero igualmente se les puede convencer si se les explica bien las razones.

ESTABILIDAD EMOCIONAL

Presentan cambios bruscos de humor, tienen un concepto pobre de sí mismo y no aceptan perder, por lo que no asumen sus propios fracasos. Esta inestabilidad se suele dar en el superdotado, pero hay unas causas lógicas que lo explican, y que nada tienen que ver con la hiperactividad como trastorno. Tienen que ver con la falta de aceptación de los demás, el que se saben con capacidad pero no pueden desarrollarla en un sistema para personas muy inferiores a ellos intelectualmente, la frustración que de ello se deriva.. razones que no se dan en el niño hiperactivo. Es difícil aceptar un fracaso cuando el niño se sabe capaz para hacerlo, pero a la vez impedido por el medio en que está inmerso, y cambios de humor tenemos todos cuando todo lo tenemos en contra como ellos y sin que puedan hacer nada. Hay que aprender a entender esas diferencias esenciales entre ambos casos

Vicenta Nieves

viernes, 29 de octubre de 2010

RITALINA : CHALECO DE FUERZA QUIMICO

Extracto del libro “En Peligro” Tu hijo en un mundo hostil de Johann Christoph Arnold.



Últimamente hemos llegado a considerar la niñez como una fase que debe tratarse con ciertas reservas. No sólo les hacemos sentirse culpables hasta a los más pequeños. En clase y en el recreo, aplastamos a niños, grandes y pequeños, ricos y pobres, no porque sean rebeldes o indisciplinados, sino porque se comportan como los chiquillos que son.


Lo que hoy llamamos “problemas”, solía aceptarse como rasgos normales de la infancia. Al niño impulsivo, exuberante, espontáneo o audaz ahora lo diagnosticamos como hiperactivo, y le administramos medicamentos para domarlo. Me refiero, por supuesto, al uso generalizado del Ritalín y otros fármacos semejantes, y a la fascinación del público por las medicinas como si fueran la panacea universal.

No hay dudas de que el Ritalín es un medicamento adecuado para tratar ciertos trastornos muy específicos.

No obstante, en los últimos diez años se ha triplicado su uso. Cabe preguntarse si no se abusa del Ritalín como un curalotodo contra, entre otros, el trastorno del déficit de atención e hiperactividad, e incluso para refrenar a niños dinámicos que no tienen realmente tal trastorno.

Además, muchas de las características que se dicen ser sintomáticas de esa supuesta enfermedad no son otra cosa que la defensa del niño contra una vida demasiado estructurada—una reacción normal que solía llamarse “válvula de escape”—o bien, síntoma de anhelos emocionales insatisfechos.

Jeff, un viejo amigo, me brinda este ejemplo conmovedor:

Jerome, un niño de ocho años que vive en Seattle, vino a pasar el verano con nosotros para salir de la ciudad. Cuando llegó, era un desastre, aunque tomaba Ritalín. A los dos o tres días, poco a poco disminuimos la dosis, ya que tenía suficiente espacio para jugar y no armaba bochinche, sino que él
mismo empezó a dominarse. En su casa (en un edificio de apartamentos), lo único que podía hacer era ver televisión. El cambio fue notable.

Cuando el chico llegó, era incapaz de fijar su atención en nada por más de un minuto, tan agitado y distraído estaba. Senté algunas reglas básicas y le di tiempo. Lo llevé a pasear en bicicleta, porque solo se sentía inseguro…

Hacia el fin de su estancia estaba tan asentado y feliz que en un momento me preguntó si me podía llamar “papá”. Casi me desmayé. Ese chico no necesitaba Ritalín; lo que le hacía falta era aire fresco —y amor.

De vuelta en su casa, Jerome muy probablemente habrá recaído. Le habrán recetado más Ritalín para suprimir sus “síntomas”. Y seguimos preguntándonos si alguna vez recibirá la atención que requiere, ya sea en su hogar o en la escuela. Por suerte, un número creciente de personas plantean esa pregunta.

Citemos al psiquiatra y escritor Peter Breggin, conocido por su libro Talking Back to Ritalin (La refutación del Ritalín).

Medicamentos como el Ritalín se consideran una panacea para el tratamiento de trastornos emocionales y de conducta… Pero creo que el uso excesivo que se hace de ellos es pavoroso. Cuando el Instituto Nacional de Salud me pidió que participara en un debate sobre los efectos de esos medicamentos, revisé la literatura pertinente y descubrí que, cuando se administran a animales, éstos dejan de jugar, de manifestar curiosidad, de relacionarse, y no tratan de escapar. El Ritalín crea animales dóciles en cautiverio… Nosotros producimos niños dóciles en cautiverio. Es muy fácil decir que se necesita una aldea para criar a un niño, pero en la práctica nos comportamos como si bastara una pastilla.

A esta supresión de la infancia por medio del Ritalín, Breggin la llama “el chaleco de fuerza químico”. Pero hay miles de otras maneras por las cuales el niño es presa de nuestro afán de comodidad y dominio. Lo más chocante son los atropellos y el maltrato que sufren los niños, no por parte de extraños o de delincuentes declarados, sino a mano de sus propios padres y tutores, personas “normales” que pierden el control y revientan cuando las cosas no salen como quieren.
Licencia de Creative Commons
YO AMO A ALGUIEN CON...¿TDAH? by Jordi Badia